En ocasiones veo forks

¿Otro fork en noviembre? ¿Por qué? ¿No ha servido el que ocurrió el 1 de agosto? ¿De dónde salió Bitcoin Cash? ¿No eran Bitcoin Core y Bitcoin Unlimited las propuestas que existían? No me aclaro con tanto fork. Esto del Bitcoin es un lío.

Parece que algunas personas aún están un poco confundidas con el tema de los forks del Bitcoin. Las piezas de información que tienen no les encajan bien en el puzle, y así se les hace difícil entender el completo de la situación. Con el presente artículo pretendo solucionar este problema, porque, como decía Einstein:

Todo tiene que ser tan simple como sea posible, pero no más simple.

– Albert Einstein

Cómo empezó todo

El asunto se torna bastante sencillo de entender si seguimos la línea temporal de eventos que han ocurrido y que van a ocurrir, relacionados con los forks del Bitcoin de este año (2017).

Como ya he apuntado anteriormente en Mundo Satoshis, el origen de todo esto se encuentra en una regla particular del protocolo Bitcoin que dice que los bloques de la cadena serán producidos a ritmo de 1 cada 10 minutos, y que estos bloques tendrán un tamaño de 1Mb. En estas condiciones, hay solo un número limitado de transacciones que pueden ser verificadas con cada bloque.

Al principio, esto no representaba ningún problema, ya que las transacciones eran pocas y la minería (la parte encargada de producir los bloques) podía procesarlas rápidamente. Pero poco a poco fue creciendo la popularidad de los bitcoins, y cada vez más operaciones eran realizadas en su red. De este modo, el sistema se volvió lento y poco eficiente, ya que continuamente se encontraba colapsado por transacciones que no podían ser procesadas.

Largos debates con acuerdo final

Entonces, apareció un debate en la comunidad del Bitcoin sobre cómo solucionar esta situación. Durante mucho tiempo se discutió cuál era la mejor opción, y dos bandos se formaron, cada uno partidario de una propuesta distinta:

  • Bitcoin Core, con la propuesta del SegWit (Segregated Witness), y
  • Bitcoin Unlimited, apostando directamente por un aumento del tamaño de los bloques hasta 2Mb.

Este debate parecía no tener fin, así que, en marzo apareció la BIP148 (Bitcoin Improvement Proposal 148). Esta propuesta establecía la activación forzada del SegWit entre el 1 de agosto y el 15 de noviembre del mismo año, si para entonces no se había llegado a un acuerdo en la comunidad. Se haría a través de un soft fork (UASF – User Activated Soft Fork), de modo que la opción tendría vuelta atrás.

No se hizo esperar una respuesta a esto. Varios grupos mineros importantes llegaron a un acuerdo en Nueva York y lanzaron la BIP91 (Bitcoin Improvement Proposal 91), más conocida como SegWit2x. En ella se incluye la activación del SegWit y, posteriormente, un hard fork para incrementar el tamaño de los bloques a 2Mb, así se podría decir que los dos bandos de la discusión se salieron con la suya.

El SegWit2x recibió gran aceptación y empezó a ejecutarse el día 21 de julio. Puedes consultar aquí la secuencia de acciones del plan, y verás que el hard fork de la propuesta está previsto para el mes de noviembre.

Ahora estarás pensando: “¿Otra moneda?”.

Pues técnicamente nace otra moneda, sí. Esto es así siempre que se produce una división de la cadena de bloques. Pero si la mayoría de la comunidad (principalmente los mineros) sigue solo una de las dos cadenas, la otra quedará abandonada o huérfana, como se suele decir en el mundo de las criptomonedas.

Entonces, si el fork “2x” recibe el apoyo mayoritario en noviembre, seguramente podrás seguir tranquilamente con tu vida sin tener que preocuparte mucho por tus monedas – no más que hasta el momento. Pero si finalmente aparece otra moneda con soporte de una parte suficiente de la comunidad, tus bitcoins volverán a dividirse (o multiplicarse, según como lo veas…).

¿Qué pasó el día 1 de agosto?

En esta historia, aparecieron unos escépticos que decían que la segunda parte del SegWit2x, el “2x”, probablemente no llegaría a ejecutarse y había que tomar medidas al respecto. Estos escépticos eran el grupo de minería ViaBTC (también casa de cambio). Ellos elaboraron otra propuesta para activar directamente un hard fork, sin necesidad del apoyo de la mayoría de la comunidad.

El hard fork de ViaBTC serviría para aumentar el tamaño de los bloques hasta 8Mb, a la vez que eliminaría de la cadena el rastro del SegWit (ya en marcha). Se anunció su ejecución para el día 1 de agosto y, efectivamente, a las 12:20 UTC de ese día, la cadena de bloques de Bitcoin se dividió en dos, dando lugar a otra criptomoneda: el Bitcoin Cash (BCC o BCH).

El futuro de la historia

A día de hoy (22/08/2017), la situación es la siguiente:

  • Sigue la ejecución del SegWit2x en la cadena Bitcoin (BTC). Estos días se activará completamente el SegWit, y en noviembre se espera el hard fork acordado (es decir, la parte “2x” de la propuesta).
  • Está en circulación y evolucionando la nueva moneda Bitcoin Cash (BCH). Cuando estés listo, reclama tus BCH (si es que tenías bitcoins el día 1 de agosto, claro). Aquí te explico cómo hacerlo.

Lo que pasará a partir de ahora no se puede predecir. Hay miles de posibilidades. Algunos apuestan a que Bitcoin Cash desbancará al Bitcoin de su trono. Otros dicen que el valor de los bitcoins (BTC) va a subir hasta las nubes. Quién sabe… En este momento, las miradas se centran en el fork “2x” de noviembre. Y, en mi opinión, es probable que aparezca otra moneda; así que ¡prepárate para otra aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *